Disney compra la productora Lucasfilm y anuncia una nueva trilogía de Star Wars


Ayer saltó la noticia que pillaba a todo el mundo por sorpresa: Disney había comprado Lucasfilm, la productora fundada por George Lucas allá en 1971, por 4.050 millones de dólares (3.124 millones de euros). Aunque quizá lo que ha causado más revuelo no es el acuerdo en sí, sino sus consecuencias más inmediatas: el futuro de Star Wars. Disney quiere sacarle provecho a eso de tener los derechos de una de las franquicias más rentables en sus manos, y es por eso que Robert Iger, presidente y director ejecutivo de la compañía, ya ha anunciado que van a trabajar en al menos tres nuevos episodios de la saga.

El estreno de la primera entrega, para la que por lo visto ya se están buscando ideas, estaría previsto para el 2015, mientras que los otros dos episodios, el octavo y el noveno, llegarían de forma escalonada cada dos o tres años. Kathleen Kennedy, hasta ahora copresidenta y que pasa a ser presidenta de Lucasfilm dentro del grupo Disney, ejercerá el cargo de productora ejecutiva de la primera película de la nueva trilogía, que además tendrá al propio George Lucas como asesor creativo.

Lucas, que ya llevaba tiempo pensando en retirarse y que ahora piensa en dedicarse a la filantropía y el cine experimental, hacía las siguientes declaraciones:

«Durante los últimos 35 años, uno de mis mayores placeres ha sido ver cómo Star Wars se transmite de una generación a la siguiente. Ahora es el momento de pasar Star Wars a una nueva generación de cineastas. Siempre he creído que la saga podría vivir más allá de mí, y pensé que era importante establecer la transición durante mi vida. Confío en que con Lucasfilm bajo el liderazgo de Kathleen Kennedy, y con un nuevo hogar dentro de la organización de Disney, Star Wars continuará y florecerá durante muchas generaciones. El alcance y la experiencia de Disney le dan a Lucasfilm la oportunidad de seguir nuevos caminos en cine, televisión, medios interactivos, parques de atracciones, entretenimiento en vivo y productos de consumo

El acuerdo, por supuesto, no solo incluye los derechos de Stars Wars, también cede el resto de franquicias (como Indiana Jones) y negocios de los estudios: las divisiones de animación, efectos especiales, audio y postproducción, así como los negocios de productos de consumo de Lucasfilm. De esta manera, Disney se consolida como uno de los gigantes del entretenimiento. Recordemos que también cuenta con los canales de televisión ESPN y ABC, el estudio de animación Pixar, que adquirió en 2006 por 7.400 millones de dólares, y Marvel, por la que pagó 2.800 millones en 2009.

PD: La noticia pegó fuerte en las redes sociales y sacó el lado creativo de algunos…

Anuncios