What About Sitges: Looper, de Rian Johnson (2012)


Looper
Dirección y Guión: Rian Johnson
Reparto: Joseph Gordon-Levitt, Bruce Willis, Emily Blunt, Paul Dano
119’, Estados Unidos, 2012

Tan sólo dos minutos después de que acabara Looper he escuchado la primera queja. Y no la motivava de una trama mal hilvanada o superficial, de una imagen confusa o de unos actores insuficientes. Cómo no, se trataba del espinoso asunto del viaje en el tiempo.

Rian Johnson ha creado un monstruo. Y no es el primero en hacerlo. Poco después de que se estrene la película los foros y amistades se sobrecalentarán con discusiones plagadas de argumentos puristas en lo lógico y ocurrencias de noche de insomnio. Porque ese monstruo es una cinta mainstream con un planteamiento confuso a propósito para servir de cebo a esas conversaciones.

Pero no me entendáis mal, Looper no es precisamente mala. El guión, pese a que posiblemente después de varias semanas de lucha libre lógica entre colegas acabe o denostado o idolizado, engacha de primeras con una premisa curiosa. Porque si ya es difícil ponerse a inventar sobre viajes en el tiempo, Johnson cruza la línea roja del género y va directo a lo más conflictivo: el encuentro contigo mismo.

Sólo por el atrevimiento, Johnson merece todo el respeto, pero es que la historia evoluciona desde ahí para expandirse en un universo propio en el que están contemplados el colapso de la economía, el poder ahora explícito de las mafias y una posible evolución biológica hacia la telequinesia.

2040. El viaje en el tiempo aun no se ha descubierto, pero los sindicatos criminales lo utilizarán dentro de treinta años para viajar al pasado (el presente de la película), pese a que esté ilegalizado. Y lo harán para asesinar limpiamente a sus enemigos gracias a verdugos llamados loopers, que conocen la hora y el lugar y disparan nada más aparecer la víctima.

Los propios ejecutores también pueden ser sus propias víctimas, en una extraña rescisión del contrato. Tras matarse a si mismos, disfrutan de treinta años de vida apacible hasta que son enviados al pasado para morir y así completar el ciclo. Pero siempre es inevitable que algo falle y Joe (Bruce Willis en el futuro y Joseph Gordon-Levitt en el presente) decide sobrevivir.

Es cierto que esta focalización en la historia facilita las cosas a nivel de guión y los fans de la ciencia ficción lo verán claramente. Pero es que se nota que a la hora de escribir prefirieron crear personajes y no enredarse en discusiones sobre el viaje en el tiempo. Sobre todo cualdo las excusas toman forma de diálogos del estilo “es muy ilegal en el futuro” o “si hablamos de esto nos tiraremos aquí hasta mañana”.

Pero no hay que tratar a este filme por lo que no es. Se trata de una película de acción, la ciencia ficción sólo es una excusa para hacerla original. Y en ese sentido todo está muy bien dirigido para que el espectador no se suelte en ningún momento, con una segunda parte que deja atrás la sorpresa de los loopers y va al meollo de la acción resolutiva.

En la segunda mitad de la película, Bruce Willis se quita la máscara y vuelve a sacar las dotes de toda su carrera, disparando a dos manos con subfusiles y cargándose a más de treinta enemigos él solito. Mientras que Gordon-Levitt explora el drama de la película, con un personaje más presente y más dialogador, pero que también tiene su parte de tiroteos e incluso romance.

Looper se postula así como un éxito instantáneo en la recaudación, así como una buena película convencional de accióncon toques de ciencia ficción, para nada de ciencia ficción pura. Sólo es necesario mantener esa distinción.

Anuncios