RASL, de Jeff Smith


 

RASL

Guión y dibujo: Jeff Smith

Astiberri Ediciones, 2010 (Vol. 1) y el 26/10/2012 (Vol. 2)

Original: Autoeditado en inglés por Jeff Smith

232 pág. (Vol. 1), 240 (Vol. 2)

Blanco y negro

20€ (ambos volúmenes)

9

Siempre he pensado que si alguien descubriera la forma de ser invisible, viajar al futuro o volar sin ningún aparato posiblemente lo usaría en su propio beneficio durante un tiempo antes de hacerlo público. Robert Joseph Johnson, conocido como RASL, parece no ser una excepción al inicio de esta aventura de ciencia ficción noir a cargo de Jeff Smith (responsable de la premiada serie Bone), pero al profundizar en su pasado descubrimos que su afán por robar Picassos en dimensiones paralelas, para luego revenderlos, es más bien un apaño que una dedicación de por vida.

Y quizá sea esta una de las mayores bondades de RASL, que la historia mantiene la acción, el misterio y la consiguiente explicación de una forma equilibrada, interesante y sobre todo entretenida. Desde el principio nos abofetea con una ciencia ficción inesperada. Pese a que el contexto de la historia es Arizona, cerca del desierto de Sonora, y todo parece remitir a la simbología de los nativos americanos, RASL viaja entre dimensiones paralelas.

Mediante un sistema aparentemente simple, basado en dos reactores portátiles y una curiosa máscara, consigue abrir caminos entre diferentes realidades que son en gran parte muy similares, que incluso pueden transcurrir al mismo ritmo temporal pero que sencillamente tienen algo que las hace únicas. Casi a un nivel estadístico, un elemento cambiado entre un millón lo convierte en un universo nuevo, una referencia directa a Borges y su Biblioteca de Babel.

Esta rutina es rota en las primeras páginas, cuando RASL es atacado por un extraño hombre con la cara deformada, parecida a un lagarto, que le impulsa a enfrentarse a su pasado y acabar aquello que nunca llegó a dejar cerrado. A partir de entonces se resuelven algunas preguntas fundamentales. La figura de Nikola Tesla envuelve todo de un cientificismo imponente que, sin embargo, como le pasó al propio Tesla, no deja de lado las cuesitones místicas y religiosas.

Un combinado complejo y muy atractivo que obliga a leer los quince capítulos casi sin parar, con un ritmo absorbente que a veces se basa en un largo diálogo y a veces ni siquiera suelta una palabra. El dibujo, por su oscuridad y sus extrañas proporciones, puede sorprender en primera instancia, incluso puede haceros pensar que no está del todo bien resuelto. Pero a medida que avanza la historia, esta combinación de argumento y silencios le da un halo especial a esas extrañas formas desproporcionadas y al imaginario visual que va creando.

En definitiva, una lectura muy recomendable, que tan bien entretiene como enseña. La única pega, la editorial Astiberri de momento sólo ha publicado el primer volumen, que incluye los primeros siete capítulos. Como la serie terminó el pasado agosto, el segundo volumen aun no está disponible, pero la editorial ha confirmado que la traducción verá la luz el próximo 26 de octubre.

De la adaptación al cine se ha hablado varias veces, pero parece que actualmente sí se está preparando una película. Aun así, la última noticia es de marzo de 2011, cuando el productor y guionista británico Lionel Wigram compró los derechos.

Anuncios