Studio Ghibli se encarna en un corto de imagen real


No es noticia, ya que se conoció hace más de una semana, pero no hemos podido resistirlo, nos han puesto los dientes muy largos. Studio Ghibli, quizá el estudio de animación japonés más conocido a pie de calle (El viaje de Chihiro, La Princesa Mononoke), traspasa los límites del dibujo y prueba con un cortometraje de imagen real titulado Kyoshinhei Tokyo ni Arawaru (Giant God Warrior Appears In Tokyo).

En realidad, más que una prueba es una demostración de poderío, ya que la obra está encargada por el Museo de Arte Contemporáneo de Tokyo, que la exhibirá hasta octubre en un Museo de Efectos Especiales creado para la ocasión. Nosotros sólo podemos ver un teaser de apenas minuto y medio, en el que Tokyo sufre el ataque del guerrero divino, un personaje propio de Ghibli que ya apareció en Kaze no Tani no Naushika (Nausicaä del Valle del Viento), de 1984.

Hideaki Anno, responsable de la serie Neon Genesis Evangelion, dirige un corto que, por encima de todo, es un homenaje. En primer lugar a los efectos especiales tradicionales del cine japonés, realizados con miniaturas y maquetas. Este género, llamado tokusatsu (casi literalmente “efectos/técnicas especiales”) es herencia de los espectáculos de marionetas y por eso reivindica el trabajo fuera del ordenador. El gigante utilizado para las grabaciones, esculpido por Takayuki Takeya, ya está incluso disponible en merchandising.

Pero también es un recuerdo a los kaiju, los enormes monstruos del cine japonés que superaron el océano sobre todo gracias a Godzilla. Se trata en realidad de un subgénero del cine tokusatsu, ya que las versiones fílmicas de la tortuga gigante Gamera o el dragón de tres cabezas King Ghidora nacieron ligadas a este tipo de técnicas.

De momento, pinta mucho más que bien a nivel gráfico. Esperemos poder ver el corto completo. Hasta entonces, aquí está el trailer.

Anuncios