No Cambies Nunca, David Sánchez


 
No Cambies Nunca
David Sánchez
 
Astiberri, 2012
96 páginas, color
16€
 

9

 

 

 

 

Reconozco que es la tercera vez que me leo No Cambies Nunca y sigo sin pillar de la misa la mitad, y eso no es nuevo. Tú Me Has Matado también me dejó con el culo torcido, tuve que pegarle más de un par de pasadas para acabar de entender que estaba pasando ahí. Y es que David Sánchez tiene eso, la capacidad de dejarte muy loco con sus cómics. Coreanos, experimentos, alienígenas, médicos y transexuales, joder, ¿como puede salir algo mal con esta mezcla?

Si tuviera que definirlo con una sola palabra, sin duda sería “perturbador”. David vuelve a la estructura desordenada (como en Tú me Has Matado), que hace que la historia parezca más enfermiza de lo que ya es de por si, con tres tramas paralelas que acaban entrelazándose. La paleta de colores pastel, muy de hospital, también ayuda a que todo parezca más marciano.

La historia gira en torno a un experimento fallido en unos laboratorios de Corea y a un bebé de aspecto extraño que es adoptado por un médico adicto a fumar heroína. A partir de aquí relájate y déjate llevar por el sinsentido de la trama.

Junto con ese dibujo estático y la homogénea distribución de las viñetas crea un entorno frio e inerte idóneo para lo que está contando. Además me encanta su dibujo, tan minimalista, con un trazo muy limpio, que me recuerda entre a Daniel Clowes y Charles Burns, además de esa composición de los planos tan cinematográfica que usa. Sencillamente impecable.

 Si os gustan las historias complejas y extrañas y el dibujo afrancesado no sé que mas puedo decir a parte de que os lo leáis. ¡Ah, y además sale un mono!

Anuncios