Locura en 8 y 16 bits: Radiohead y Community a lo vintage


Si algo tienen en común Radiohead y la serie Community (NBC) es que ambas han conseguido crear universos ricos, a menudo intrincados y sólo recomendados a melómanos y seriéfilos. Esta apuesta por la complejidad, pese a vivir en un ambiente de fast-food-and-culture, ha generado enormes comunidades de fans.

Radiohead lo demostró cuando autoeditó su séptimo álbum, In Rainbows, de tal manera que cada comprador pagara lo que quisiera (incluso 0€). Pese a que muchos optaron por no pagar, el disco consiguió más ingresos que su predecesor, Hail to the Thief. En el caso de la serie Community, la amenaza de la cadena NBC de cancelarla provocó una respuesta masiva de la plataforma Save Community!, lo que permitió que la serie completar una exitosa tercera temporada de 22 capítulos y conseguir un contrato para una cuarta de 13 episodios.

Pues bien, ¿qué ocurriría si redujeramos la diversidad sónica de Radiohead y la metacomedia de Community a 8 o 16 bits? No es una pregunta demasiado alocada, porque podemos comprobarlo. Quinton Sung, un músico de Hong Kong, ha convertido completamente el disco Kid A de Radiohead (2000) a 8-bit. El resultado mantiene el sonido oscuro del disco y le da ese toque nostálgico de arcade.

Para los fans de Community, el varapalo que supuso el corte de la tercera temporada en dos, con tres meses de separación, acercaba a la serie creada por Dan Harmon al abismo de la cancelación. Algo que la CBS llevaba tiempo intentando porque los ratings no reflejaban el apoyo de los fans. La respuesta del público, a través de la campaña Save Community, mantuvo en alto en la segunda mitad de la tercera temporada y le garantizó una cuarta.

El pasado jueves finalizó la tercera con un especial de tres capítulos. El primero de los tres, Digital Estate Planning (3×20), resultó ser una aventura en 16-bit en la que el grupo de estudiantes debe luchar por la herencia de uno de ellos. Es espectacular lo que puede llegar a conseguir este show, sobretodo si recordamos ese especial navideño en stop-motion de plastelina, las tres guerras del paintball o los falsos documentales.

Parece que el 8-bit tiene tanto futuro como pasado. ¿Ejemplos? Futurama y Google Maps ya le dedicaron un especial cada uno.

Anuncios