La historia del cine, libre y gratis


Setenta y cinco años es lo que tiene que esperar una película para que sea considerada dominio público, es decir, tan tuya y mía como el aire que respiramos. El límite se estableció en 1996 con la Copyright Term Extension Act (CTEA), una ley que ampliaba la ‘fecha de caducidad’ de los derechos de autor de 50 a 75 años después de la muerte del autor.

La medida provocó una fuerte reacción en el mundo de la cultura libre y los defensores del dominio público, lo que acabó provocando la creación de las licencias Creative Commons. Y entenderéis un poco porqué se quejaban si os digo que la ley era comunmente conocida como la Mickey Mouse Protection Act, con el objetivo de evitar (por tercera vez) que los primeros cortos de animación del ratoncito fueran públicos y Disney pudiera continuar embolsándose cantidades obscenas de dinero en royalties.

Fuera de la orgía legislativa para proteger los activos audiovisuales de las majors se han quedado grandes perlas de la historia del cine que OpenCulture.com ha recopilado en una lista. Si no os asusta el blanco y negro y los subtítulos, podéis echarle un ojo a los inicios de Hollywood, cuando era indie, con los clásicos de David W. Griffith, o a la comedia muda de Buster Keaton. En la lista también caben joyas del expresionismo alemán firmadas por Fritz Lang, F.W.Murnau o Robert Wiene e incluso los inicios del ahora aclamado horror zombie de la mano de George A. Romero y su Night of the Living Dead.

¡475 PELÍCULAS EN DOMINIO PÚBLICO! Es decir, libres de derechos y gratis.

Anuncios