What about silence: Polisse, de Maïwenn (2011)


Polisse
Dirección: Maïwenn
Guión: Maïwenn y Emmanuelle Bercot
Reparto: Joeystarr, Karin Viard, Marina Foïs, Maïwenn, Emmanuelle Bercot…
Francia, 2011, 127′
Premio del Jurado de Cannes 2011 (3ª mejor película)

Defensa y ataque. Basculamos durante poco más de dos horas. De espectadores de detenciones de proxenetas, interrogatorios a pedófilos y educación sexual ad hoc pasamos a carnaza de sitcom, con sus altibajos emocionales, entre lo sentimentaloide y lo cómico. De fondo, la inevitable sensación de que esta película tiene algo que nos mantiene prendados, no sabemos si para bien o para mal.

Polisse tiene un planteamiento simple que se vuelve complejo. Seguir a una Unidad de Protección Infantil de la policía parisina podría quedarse en una mera justificación del trabajo policial, sobretodo en un ámbito tan sensible como la agresión a la infancia, sólamente acudiendo a lo horrendo de los casos. Pero entonces nuestra báscula sería maniqueista en exceso, equilibrada y estática entre un bien y un mal perfectamente definidos. Discusiones, risas y enamoramientos hacen la función de motor para darle profundidad a los más de 12 protagonistas que forman la UPI, incluida la fotógrada interpretada por la propia directora.

La balanza se vuelve péndulo. El drama maniqueo del policía y el delincuente se agita con la vida personal, pero tan sólo sirve para desenfocarlo brevemente, sin cuestionarlo, sin quitarnos la sensación de que estamos viendo una versión larga de cualquier serie de policías aderezada con el componente de explotación infantil o pedofilia para darle contundencia. El péndulo oscila y da sensación de cambio, pero en realidad se mantiene en el mismo sitio y los policías chillan en cada interrogatorio con una autoridad moral aplastante.

En favor de la película, la etiqueta “basado en hechos reales”. Maïwenn compartió unas semanas con la policía francesa y todos los casos son reales, tanto los que vio con sus propios ojos como los que le contaron. De ahí, que pese al resultado maniqueista, Polisse tenga el valor añadido de ser un drama social realista, que muestra, aunque con demasiada espectacularidad, todo lo que puede ocurrirle a los niños de París. Entre el aleccionamiento y las palomitas, Cannes le dio su tercer premio en 2011.

Anuncios