What about silence: El niño de la bicicleta, de Jean-Pierre y Luc Dardenne (2011)


El niño de la bicicleta (Le gamin au vélo)
Guión y Dirección:
Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne
Reparto: Thomas Dorel, Cécile De Françe, Egon Di Mateo
Bélgica, 2011, 87′
Gran Prix en Cannes 2011 (2ª mejor película)

Y de repente, ya no es un juego. Es una mentira o una excusa, pero ya no es sólo una partida, ya no es sólo un mes hasta que consiga el dinero necesario para sacarte del orfanato y volver a vivir juntos. Cyril despierta y no comprende. Tiene 12 años. Las últimas semanas han sido unas vacaciones improvisadas, una de esas jugadas alocadas que pueden acabar en victoria. Algo que, pese a perder su bicicleta, es capaz de perdonar.

Los hermanos Dardenne traspasan en El niño de la bicicleta las líneas de juego. Y se llevan con ellos a Cyril, ahora con bicicleta, pero quizá sin padre. Una salida propia del realismo, que no interpreta, sólo expone cómo las reglas que el niño conocía ya no se aplican. Sin justificación, inaugurando un espacio anormal, sin padre, sin esperanza. Pero en el niño sobrevive el ansia de volver a la normalidad. En ese lugar, Samantha y Wes competirán por la fuerza de un niño que es capaz de todo para volver a jugar al juego que ya conocía, por volver a la vida que ha vivido desde siempre.

El relato de Jean-Pierre y Luc Dardenne supone un paso más en su larga carrera de dirección y guión. De nuevo la infancia, no como tema sino como espacio, como un universo ajeno a las convenciones adultas pero afectado por ellas, en ocasiones de forma muy grave. La continuidad también se muestra en la forma, con un cine que busca la nitidez de lo austero, sin demasiada edición ni artificialismos. El único exceso, un tema musical que sirve de eje dramático, algo nuevo en la filmografía de los hermanos belgas pero que en El niño de la bicicleta refuerza un relato duro al que a veces se puede quitar importancia.

Esta capacidad de hacerlo fácil sin hacerlo simple sirvió a los Dardenne para recibir el Premio del Jurado en Cannes 2011, galardón compartido con la película turca Once Upon a Time in Anatolia. Uno de los seis realizadores con dos Palmas de Oro en su haber, el equipo Dardenne (siempre trabajando en conjunto) confirmó con este premio del jurado cómo Cannes siempre será su hogar fuera de Bélgica.

Anuncios